¿Estás invirtiendo tiempo con tus empleados?

A algunas empresas les encanta presumir de la cantidad de tiempo que dedican a los programas de training y a las sesiones de team building. Pero, ¿son realmente necesarios? En la mayoría de los casos, este tipo de actividades se realizan más porque hay una partida del presupuesto asignada a…

A algunas empresas les encanta presumir de la cantidad de tiempo que dedican a los programas de training y a las sesiones de team building. Pero, ¿son realmente necesarios? En la mayoría de los casos, este tipo de actividades se realizan más porque hay una partida del presupuesto asignada a estas tareas que por la convicción de que realmente se está dando un activo valioso para el equipo. Con esto no quiero decir que los programas y seminarios que proponen algunas escuelas de negocios no sean una buena idea. Desarrollar las habilidades de tu equipo es un aspecto fundamental. Pero es aún más interesante desarrollar las habilidades de un equipo de personas que ya están involucradas con tu proyecto empresarial.
Lamentablemente, las actividades centradas en el equipo suelen verse como un problema que hay que resolver o, al menos, evitar. ¿Por qué? Demasiadas reuniones que consumen mucho tiempo, plazos de entrega difíciles de cumplir o las complicaciones que pueden devenir en las relaciones entre departamentos para coordinar proyectos… Mi consejo personal es basar las actividades de team building en eventos festivos. Se deberían aprovechar todas las ocasiones posibles para hacer una celebración con el equipo. Un éxito colectivo, un cumpleaños o la visita de una personalidad a la oficina.  Saca una foto de la jornada festiva y cuélgala en el mural de la oficina. Lo ideal es aprovechar la ocasión para hablar con los distintos empleados, escuchar sus problemas y compartir preocupaciones con el equipo. La “fiesta” no es lo más importante. La clave es sacar tajada de la ocasión para tratar de interactuar y relacionarse con el equipo en un contexto no profesional.

xavi escales

Los seres humanos somos seres sociales por naturaleza. Nos gusta relacionarnos con los demás, sentirnos queridos y comunicarnos. La responsabilidad de un líder con sus empleados es la de ponerse a su disposición siempre y cuando estos lo requieran. A fin de cuentas, ellos son los que hacen que sucedan cosas en la empresa. Venden los productos, hablan con los clientes, elaboran las estrategias de marketing, se encargan de la contabilidad… Sin ellos nada de esto sería posible, por lo que, como jefe, estás en deuda con ellos.
Otro punto interesante de la relación con los empleados es que ellos son una valiosísima fuente de información para mejorar aspectos de la empresa. Las personas estamos más predispuestas a compartir pensamientos, ideas y preocupaciones cuando estamos en un contexto distendido. Parece obvio, ¿verdad? Pues si lo tenemos tan claro, tiene todo el sentido del mundo invertir tiempo para que los empleados estén a gusto y relajados.
Una buena opción es la de practicar deporte con los compañeros de oficina. Se suele decir que, cuando se practica deporte, se muestra realmente el temperamento que cada uno tiene. Jugar un partido de padel con tus compañeros de oficina puede ser una manera muy interesante para descubrir aspectos de la personalidad de los miembros de tu equipo. Además, claro está, de pasar un rato maravilloso.

xavi escales

Si hay algo que he aprendido a lo largo de estos años en Asics es que la gente no sigue a un jefe que está más pendiente de su responsable directo que de sus empleados. La gente sigue a aquellos jefes que, realmente, siguen y se preocupan de ellos. ¿Cómo podemos esperar que nuestros empleados estén involucrados sino somos capaces de hacer lo mismo por ellos? El equipo debe ser siempre la prioridad porque ellos construyen nuestra marca.
Invierte tiempo en tus empleados. Genera un clima de confianza y pronto verás que ha valido la pena.