¿Cuál será el papel de las empresas en la era post covid?

Si tuvieras que quedarte con una lección positiva que hayas aprendido gracias a la pandemia, ¿cuál sería?  Está claro que el covid-19 ha sido devastador en prácticamente todos los sentidos y, muy probablemente, en tu día a día, estés padeciendo algunos efectos colaterales de…

Si tuvieras que quedarte con una lección positiva que hayas aprendido gracias a la pandemia, ¿cuál sería? 

Está claro que el covid-19 ha sido devastador en prácticamente todos los sentidos y, muy probablemente, en tu día a día, estés padeciendo algunos efectos colaterales de la pandemia que, en menor o mayor medida, han cambiado tu vida. 

De todas las circunstancias se pueden extraer conclusiones positivas

Sin embargo, soy de los que cree que de todas las circunstancias (absolutamente todas) se pueden extraer conclusiones positivas

A nivel personal, el covid a mi me ha hecho querer ser más empático y a tener mayor preocupación por el bienestar de los demás. Pero, ¿y en el mundo laboral? 

Las empresas han adquirido otros “aprendizajes” que, seguro, condicionarán el futuro del trabajo a corto/medio plazo. 

4 claves que van a marcar el mundo profesional en la era post covid

1. Las personas -siempre- seremos imprescindibles

Según un estudio publicado por Deloitte, más del 65% de las posiciones laborales abiertas en 2030 tendrán cómo principal requisito las softskills. Es decir, en poco menos de diez años, la mayoría de las empresas van a priorizar aquellos perfiles que demuestran una gran valía en áreas como la empatía, la creatividad, la solidaridad o el trabajo en equipo.

En menos de diez años, las empresas priorizarán las softskills

Y es que, contrariamente a lo que muchos pudieran pensar, las personas siempre seremos imprescindibles. Pese a que las máquinas ya son capaces de realizar multitud de diferentes tareas (incluso mejor que los seres humanos) el factor humano es y seguirá siendo determinante para el funcionamiento de las empresas. 

La pandemia nos ha demostrado que, aunque dispongamos de muchos recursos tecnológicos para desarrollar proyectos y gestionar procesos, aún no existe ninguna máquina capaz de replicar aquellas tareas en las que el factor humano es clave.

2. Empleados más comprometidos

¿Sabías que el 80% de los españoles odia los lunes? Aunque parezca un dato inverosímil (publicado en un artículo en La Vanguardia), el titular no dibuja un futuro muy optimista para las compañías. 

¿Te gustaría comer en un restaurante con camareros deprimidos?

¿Te gustaría comer en un restaurante con camareros deprimidos? ¿O pagar por una obra de teatro en la que hay muy mal ambiente laboral en la compañía teatral? ¿O pedir un presupuesto para redecorar tu casa a un estudio de arquitectura en el que no se estimula la creatividad de sus profesionales?

Puestos a elegir, apuesto a que todos preferimos consumir aquellos productos y servicios que se han “cocinado” en una organización en la que l@s emplead@s tienen un entorno adecuado para desarrollar todo su potencial. 

Si antes decíamos que las personas son -y siempre serán- imprescindibles, el siguiente paso para convertirse en una empresa líder en la era post covid será el de contar con un equipo de personas altamente comprometidas

Sólo con empleados apasionados con sus proyectos se puede aspirar a la excelencia. La pregunta a resolver es, entonces, la siguiente: ¿Cómo conseguir que tus empleados se comprometan? A mi se me ocurren cuatro ideas a tener en cuenta:

  • Empodera a tu equipo: Según Smarp, el 63% de los empleados siente que sus jefes tienen demasiado poder sobre “su vida profesional y su bienestar”. Empoderar a tu equipo pasa por definir de manera muy clara cuáles son los objetivos y acompañar (no hacer micromanagement) a tu equipo para alcanzarlos. 
  • Crea una empresa genuina y transparente: Según un estudio de Great Place to Work, el 30% de las empresas de más éxito tienen en común el fomentar la transparencia y los departamentos horizontales. A menudo, tener transparencia pasa por minimizar jerarquías y favorecer el feedback.
  • Fomenta la comunicación: Según un estudio de Edelman, la fuente de información más común en las empresas son los propios empleados (37%). Las empresas eficientes deben trabajar una buena comunicación interna y permitir a los equipos tener espacios comunes en los que poder fomentar el intercambio de opiniones. 
  • Trabaja un liderazgo fuerte y justo: Según el mismo análisis de Edelman anteriormente mencionado, para el 71% de los empleados es crucial la figura de un líder responsable, coherente y con capacidad de afrontar situaciones difíciles.

3. Cuidar a los jefes

Los principales responsables de construir ese contrato de compromiso entre los empleados y las empresas son los líderes. Sin embargo, cada vez es más difícil encontrar a líderes con la capacidad de motivar el compromiso a sus equipos.

¿Por qué? Aunque a veces lo olvidemos, los líderes también son humanos, sufren estrés y no siempre se levantan de la cama con ganas de ir a la oficina. De hecho, los datos revelan que los líderes, lo han pasado muy mal durante la crisis sanitaria. 

El 26% de los jef@s considera cambiar de empresa antes del 2022

Según un informe publicado recientemente en Forbes, el 60% de los responsables de las compañías se sienten muy agotados al final de la jornada laboral y el 26% de los mismos está considerando cambiar de empresa durante el próximo año. 

Parte de ese agotamiento viene heredado por la situación excepcional que hemos vivido durante el 2020. Para muchos jefas y jefes, el confinamiento ha supuesto un reto mayúsculo a la hora de gestionar a sus equipos. Todos nos hemos visto obligados a volver a aprender a trabajar. 

En la era postcovid, las empresas más potentes apostarán por aquellos perfiles directivos con mayor capacidad para empatizar con sus equipos y saber entenderlos tanto a nivel profesional como personal.

4. La revolución del bienestar

Una de las mayores lecciones que, creo, todos vamos a aprender tras la pandemia es la enorme importancia que tiene el bienestar (tanto para los equipos de trabajo como para los líderes) en las empresas. Sin un entorno adecuado, es imposible trabajar al máximo rendimiento. 

Las organizaciones se convertirán en entornos en los que los profesionales se sentirán autorrealizados y dónde podrán desarrollarse tanto a nivel personal como profesional. De hecho, actualmente las principales firmas mundiales ya están apostando por convertir sus oficinas en lugares en los que el mejor talento quiere estar. 

En Google, por ejemplo, ya se está trabajando en crear entornos de bienestar ofreciendo a sus empleados menús healthy, espacios de meditación y otros muchos beneficios sociales. Los resultados, según un informe de la consultora  Bain & Company es que Google es un 40% más productiva que el promedio de empresas, fideliza más talento y es un ejemplo de innovación a nivel mundial.

Para Google, el bienestar no es, únicamente, promover dietas personalizadas y mantener una decoración diáfana en la oficina. El bienestar implica ser capaz de entender qué es lo que puede hacer una compañía para que sus empleados se sientan comprometidos con cada proyecto.

Google paga el taller del coche a sus empleados para que no desperdicien su tiempo libre

Además de los ejemplos anteriormente mencionados, Google también promueve entre otros muchos valores, 

  • la conciliación (ofreciendo por ejemplo un servicio de reparación de coches para que sus empleados no pierdan su tiempo de ocio o el pago de 500€ extra por el nacimiento de un bebé) 
  • la transparencia (con juntas trimestrales entre el presidente y empleados) 
  • o la creatividad (con jornadas creativas o eventos deportivos).

El covid19 nos ha enseñado a entender cuáles son las prioridades tanto en nuestra vida profesional como personal. Por eso, estoy convencido de que por suerte las empresas del mañana serán un lugar mejor para trabajar. Entenderán por fin que hemos venido al mundo a trabajar para vivir y no a vivir para trabajar.