Lo que los Beatles nos pueden enseñar acerca de recruitment

blog_XE10

Lo que los Beatles nos pueden enseñar acerca de recruitment

Mi padre me explicaba, cuando yo era pequeño, que en su juventud todo el mundo quería ser Paul McCartney. Decía, también, que los Beatles fueron, en su conjunto, un grupo revolucionario y todos los integrantes de la banda fueron, a su manera, brillantes. Pero, de todos ellos, Paul tenía un magnetismo especial. Y no era, precisamente su peinado o su belleza anglosajona lo que lo convirtió en el favorito. Tampoco es que fuera el más virtuoso, musicalmente hablando, o el más inteligente de los cinco. Se podría decir que todos eran, en este sentido, igual de talentosos. Entonces, ¿qué es lo que hacía a Paul tan especial? Paul McCartney era querido por ser como era. Diplomático, amable, conciliador, enérgico…

Si se me permite el símil, creo que, por suerte, el mercado laboral se parece bastante a los Beatles. Los jóvenes profesionales tienen un currículum impresionante. Masters en prestigiosas universidades, estancias en el extranjero, dominio de segundas y terceras lenguas, nativos digitales… A simple vista, podría parecer que cualquiera de estos candidatos encajaría bastante bien en tu empresa. Y es que, las habilidades curriculares (también llamadas Hard Skills) cómo la formación académica, el expertise o los cursos y programas realizados, permiten demostrar cierta capacidad para desarrollar una tarea con garantías.

“Las softskills, las habilidades más emocionales, son las que pueden llegar a marcar la diferencia a la hora de contratar a un candidato”

Pero, ¿cómo consigo ese resultado diferencial?¿Qué pasa cuando quiero tener un equipo repleto de Paul’s McCartney’s? El secreto para dar con la melodia perfecta en tu empresa está en las habilidades interpersonales, es decir, en las Soft Skills. Se trata de identificar a aquellos candidatos que además de tener el conocimiento y la habilidad formativa para rendir al máximo nivel, son capaces de, entre otras cosas, trabajar en equipo, comunicarse correctamente con el resto de compañeros, generar un ambiente de trabajo adecuado, ser resolutivos, flexibles y con capacidad para gestionar su tiempo.

Lamentablemente, estas habilidades, no aparecen escritas en el currículum vitae ni, tampoco, en el perfil de Linkedin por lo que es más complicado saber si estás ante el candidato adecuado o no. Para averiguar si el candidato cumple con las características emocionales las empresas deben tener un proceso estructurado para validarlas. No sirve la improvisación, sirve un método.

Softskills

 ¿Cómo encontrar Soft Skills en un candidato?

Según un estudio publicado por Bloomberg Business Week, en colaboración con American Express, el 60% de los managers consideran que las Soft Skills son las habilidades más importantes para evaluar la valía de los empleados. El reto que se plantea a los departamentos de recursos humanos es averiguar, antes de contratar a nadie, si un candidato tiene o no habilidades emocionales. Existen dos características que, a mi juicio, pueden delatar al empleado que rebosa Soft Skills.

1. Flexibilidad:

No hace tanto, el objetivo que tenía cualquier universitario recién graduado era el de encontrar una posición que le proporcionara la suficiente estabilidad laboral y económica como para no tener que cambiar de empresa en toda su carrera profesional. Ahora, sin embargo, el objetivo de los jóvenes millennials que se incorporan al mercado laboral es encontrar una empresa que les de la suficiente flexibilidad como para seguir aprendiendo todos los días de su vida.

Según explican en un artículo de New York Times, la tasa de permanencia del personal de Amazon es menor a un año y menos del 15% de los empleados permanece, en esta compañía, más de cinco años. Los nuevos profesionales ven en sus empresas un lugar en el que poder desarrollarse personal y profesionalmente. Cuando deja de ser un lugar de conocimiento, la abandonan.

¿Por qué? Los buenos trabajadores, los trabajadores con habilidades emocionales, son personas despiertas y que tienen la necesidad de mejorar constantemente. Si, en la entrevista, el candidato pregunta por la flexibilidad laboral, las posibilidades de formación o por el plan carrera será un síntoma ineludible de que tiene hambre de aprender y cuenta con la inquietud necesaria como para no acomodarse.

2. Implicación:

Explica Stephen H Dinan, un ex colaborador de Richard Branson, que el mediático líder de Virgin era capaz de charlar 10 minutos con un joven adolescente justo antes de impartir una conferencia ante más de 5.000 personas. Este tipo de actitudes son altamente valoradas por parte de los profesionales porque generan entusiasmo, denotan implicación y animan al resto del equipo a hacer de su entorno un lugar agradable.

Es cierto. Es muy probable que jamás te encuentres en la tesitura de fichar al próximo CEO de Virgin. Pero, como dije al principio, el reto está en formar un equipo en el que todos sean Paul McCartney. Un dato que, a mí, me parece interesante es saber hasta qué punto está dispuesto un candidato a implicarse, en lo personal y profesional, contigo y con la marca.

Softskills

Te lo adelanto. Te va a resultar muy difícil averiguar si un candidato va a ser una persona implicada con tu empresa en la primera entrevista. En parte porque no hay una metodología objetiva que logre cuantificar, objetivamente, esa actitud. Pero sí que puedes obtener algún indicativo que, de alguna forma, te indique que estás ante una persona comprometida.

Por ejemplo, si realiza o ha realizado voluntariado. Una persona que realiza actividades sociales es alguien capaz de luchar por un bien del que no necesariamente vaya a recibir retribución. En tu empresa necesitas a profesionales capaces de esforzarse por el bien colectivo. Encontrar a personas que, gracias al voluntariado, ya estén entrenadas en “darse” de manera altruista puede ser crucial para ti.

Otro aspecto que podrá darte ciertas pistas de la implicación que pueda llegar a tener un candidato con tu empresa es preguntarle, en las primeras entrevistas, qué es lo que ya sabe de tu empresa. Y no me refiero a noticias o datos de facturación que, fácilmente, puedan encontrarse en internet. Me refiero a información como los objetivos que pueda tener la empresa, el estilo de liderazgo que existe, las acciones de responsabilidad social corporativa y, sobre todo, de qué manera encaja la identidad de la empresa con su personalidad.

Softskills

A mí personalmente me gusta mucho preguntar al candidato si hace deporte. Si es un deporte individual o de equipo. Cuáles son sus motivaciones, sus metas. Si se ha lesionado alguna vez, si ha seguido o lo ha dejado. Si cuando se ha casado ha mantenido la actividad deportiva, etc. Os sorprenderá lo que aprenderéis de las personas.

Igual que no hay ningún grupo de música que haya pasado a la historia por ser muy simpático pero poco afinado, tampoco hay ninguna empresa capaz de sobrevivir, solamente, a base de buen ambiente. Para tener una empresa que funcione hay que combinar, en su justa medida, las soft skills con las hard skills, el preocuparse por los demás y la exigencia.

no hay comentarios

Deja tu comentario