Empresas Naranjas vs. Empresas Limón

empresas-naranja-empresas-limon-op

Empresas Naranjas vs. Empresas Limón

Yo lo tengo muy claro. existen dos tipos de empresas: las empresas naranja y las empresas limón. Las primeras son aquellas en las que, ya desde el primer minuto, todo tiene algo especial. La recepcionista te sonríe cuando te ve, la sala de espera es amplia y agradable, las oficinas son diáfanas y luminosas y, lo más importante, todo el mundo parece estar cómodo trabajando. Estar ahí es un verdadero privilegio. Es como morder una naranja dulce y fresca cuando tienes mucha sed. ¿Agradable verdad?

Las segundas, las empresas limón, son aquellas en las que pasa exactamente lo contrario. El ambiente es hostil y nadie parece estar a gusto en ese lugar. Es como si los empleados estuvieran condenados a dedicar parte de sus vidas a un espacio y un objetivo con el que apenas se sienten identificados. Miradas perdidas, ambiente apagado y muchas ganas de que llegue la hora de cerrar el ordenador. Parece que todos hayan mordido un limón, agrio y áspero justo antes de dirigirte la palabra. ¿Te suena?

La imagen de la naranja y el limón sirve para dibujar dos tipologías bien diferenciadas de empresa. Resulta obvio pensar que es mucho más agradable trabajar en una empresa naranja que en una empresa limón. Pero, lo que aún resulta más evidente, es que no se pueden esperar frutos dulces cuando, ni tan si quiera, te has preocupado por sembrar nada. En mi opinión, para tener una empresa naranja, hay que:

1. #SoftSkillsRecruitment: Plantar la semilla

Si quieres tener frutos dulces, debes plantar semillas de frutas dulces. Lo primero, es tener en tu empresa personas con las que resulte fácil tratar. Más allá de profesionales altamente cualificados para la posición que van a desarrollar, necesitas estar rodeado de personas que sepan trabajar en equipo, comunicarse con el resto de compañeros, generar un ambiente de trabajo adecuado, ser resolutivos, flexibles y con capacidad para gestionar su tiempo. En otras palabras, necesitas a personas que rebosen Soft Skills. Buenas personas. Personas con valores.

2. #AlwaysPeopleFirst: Cuidar tu planta

Para atraer al mejor talento necesitarás que los mejores quieran trabajar en tu empresa. Y eso, sólo se consigue poniendo a las personas primero. Tu equipo debe ver en tu empresa una oportunidad de crecimiento con la que, además de ganar un sueldo, puedan desarrollarse como profesionales y como personas. Según un estudio publicado por Gallup, el 87% de los millennials aseguran que, para ellos, el desarrollo personal es clave en un trabajo.

Además de proponer proyectos profesionalmente atractivos, invertir en la felicidad del empleado debería ser una prioridad para todas aquellas empresas que aspiran a la excelencia. Puedo asegurar, por experiencia propia, que, si fomentas el crecimiento personal lograrás un equipo mucho más implicado en lo profesional y, por tanto, una empresa más competitiva.

3. #ThenLeadershipNext: Podar el árbol

Poner a las personas primero no es sinónimo de ser blando, ni tampoco se reduce a tener una fiesta en la oficina todos los días. Aunque pueda sonar contradictorio, poner a las personas primero es, sobre todo, ser capaz de exigirles lo máximo. Y es que, sólo cuando de verdad aprecias a cada miembro de tu equipo, eres capaz de esperar la mejor versión de ellos mismos.

Para ayudar a las personas a triunfar hay que ser un líder empático, capaz de sufrir cuando tu equipo sufre y alegrarte cuando alguien ha alcanzado el éxito. Algo así como un coach o mentor. Para el 79% de los Millennials, es importante trabajar en un equipo en el que el líder es capaz de facilitarle su felicidad en lo profesional y también en lo personal, según apunta un artículo publicado en Forbes.

Empresas naranja empresas limon

Por último, no olvidemos que, es en los momentos difíciles y de tensión, en los que se descubre la verdadera esencia de los equipos y sus líderes. Es muy fácil ser naranja cuando las cosas marchan “sobre ruedas” y volverse ácido como el limón cuando las cosas no funcionan.

Y tú ¿trabajas en una empresa naranja o en una empresa limón?

1Comment
  • Raúl Contreras Molina
    Posted at 16:41h, 11 diciembre Responder

    Sin duda Xavi. Y apuntando a un departamento concreto, preguntaría si lo que queremos es un Departamento de Personas ( naranja ) o el tradicional Departamento de Personal ( limón ). Es la oportunidad de liderar de verdad. El papel de los Directores de Personas debe estar hoy en día a la altura del que históricamente ha tenido el Director Financiero. Sí, los números importan. Faltaría más.. Pero las políticas vetustas de “personal” con Directores o Mánagers de RRHH que casi nadie conoce, metidos en el despacho diseñando la enésima encuesta de clima laboral, se deben sustituir por líderes con apego al negocio, y por la experiencia de empleado real para saber como comentas que por ejemplo que los millenials valoran su desarrollo personal. Compartir información es el futuro, y cuanta más información conocida por todos, mejores decisiones y mejores resultados. #employeeexperience #peoplefirstthenmoney

Deja tu comentario

¿Quieres ser una empresa #APF?

¿Quieres empezar tu transformación?

Acepto que Always People First, S.L., trate mis datos de carácter personal con el fin de dar respuesta a mi solicitud o consulta.